¿Deberían existir los zoológicos?

¿Se debería en el futuro educar al público sobre que los animales exóticos estar en santuarios y zoológicos virtuales, y no en lugares donde son mantenidos en jaulas?

La muerte del gorila Harambe, que fue asesinado a tiros en 2016 en el zoológico de Cincinnati después de que un niño se cayera en su recinto, provocó una protesta masiva -y una conversación- sobre lo que sigue siendo uno de los debates más disputados en torno al bienestar animal. Recientemente, activistas se presentaron en el zoológico del Bronx para exigir la liberación de Happy the elephant, cantando al unísono que “Happy is not happy”. De hecho, la idea de que mantener a los animales en cautiverio es moralmente aceptable ha sido cuestionada durante mucho tiempo por aquellos que sostienen que los zoológicos infringen la libertad de los animales. En los últimos años, el aumento de la investigación sobre la ética del cautiverio ha ayudado a disipar la idea errónea de que los críticos de los zoológicos simplemente están antropomorfizando a los animales a los que dicen que están tratando de ayudar.

Pero no todos están de acuerdo. Robin Ganzert, CEO de American Humane, escribió recientemente un ensayo en USA Today argumentando que los zoológicos “protegen a los animales y restauran las especies en peligro de extinción, incluso cuando algunos activistas intentan desmantelar estas arcas de la esperanza”. ¿Está en lo cierto? ¿Deberían los defensores de los animales y los conservacionistas estar reunidos en torno a los zoológicos?